Museo Ciberpensadores: Mapas y Gráficos

Museo Ciberpensadores: Música

Museo Ciberpensadores: Tiras cómicas

Biblioteca Ciberpensadores

domingo, 24 de marzo de 2013

La historia de la Eugenesia

"Impacto fatal" es el segundo episodio de la serie de la BBC "Racismo: una historia". Se trata de un documental imprescindible para comprender el origen y la historia de la eugenesia, un movimiento inherente al racismo (cuya historia ya tratamos en el primer episodio "El color del dinero").
En los años 30 del siglo XIX el Imperio Británico, presionado durante décadas por las ideas de misioneros y abolicionistas, se preparaba para ser el primero en "abolir" la esclavitud en las plantaciones del Caribe. Iba a liberar a cientos de miles de esclavos a la espera de que éstos, complacidos por la benevolencia del Imperio, se convirtieran en buenos cristianos y trabajadores del mundo civilizado. Pero con el paso del tiempo, en los inicios de la época victoriana, la idea de civilizar a las razas inferiores acabaría por desvanecerse y se impondría una visión imperialista mucho más cruda: las razas inferiores no podían ser civilizadas, por lo que se debían exterminar.
Esta visión se comenzó a imponer con el Genocidio de Tasmania, donde la población de nativos fue perseguida, cazada, torturada, mutilada, vendida a partes como objetos de valor... En pocos años la población de 5000 aborígenes fue reducida a unos 300, los cuales fueron recluidos en un asentamiento destinado a civilizarlos. Permanecieron ahí hasta su muerte, la mayoría por enfermedades para las cuales no estaban adaptados. El último hombre tasmano murió en 1860. George Stokell, miembro de la Royal Society of Tasmania, mandó abrir su tumba para hacerse una maleta con su piel. La última mujer, Truganini, murió en 1876. Y lo mismo estaba ocurriendo simultáneamente en las distintas partes del mundo con otras poblaciones.
La idea del exterminio se vio reforzada por el mal período económico por el que estaban pasando los dueños de las plantaciones, que culparon de sus pérdidas a aquellos que les habían hecho ricos. Cargaron entonces contra los abolicionistas y los misioneros: Debido al abolicionismo no podían poner firmes a los "negros" a los que ellos querían civilizar, y era la vagancia de estas "bestias" la causante de su ruina. Era imposible civilizar a los "salvajes".
En 1849 Thomas Carlyle publicaba un difundido ensayo titulado "Discurso ocasional sobre la cuestión del Negro" (leer aquí) donde hablaba de retornar de alguna manera a la esclavitud. El discurso de Carlyle se centra en la necesidad de la desigualdad social como motor de la sociedad. Aquellos que saben deben gobernar sobre los que no saben, los hombres deben gobernar sobre las mujeres, los blancos sobre los negros y la gente educada sobre las masas. 
En 1865 un pequeña revuelta en Jamaica terminaría en tragedia. Como respuesta al ataque de un grupo de protestantes al Palacio de Justicia, el gobernador Edward Eyre impuso la ley marcial y ordenó una matanza indiscriminada. El ejército asesinó a unas 500 personas, azotó a unas 600, algunas de ellas hasta la muerte, y quemó unas 1000 casas. Esta reacción desproporcionada alzó la polémica en el seno del Imperio pero fue defendida y justificada por las más altas entidades. Entre éstas se encontraban los escritores John Ruskin, Charles Dickens, William Makepeace y Charles Kingsley. Cualquier mínimo de respeto por las "razas inferiores" desapareció tras este evento.
Mientrastanto, junto a los progresos en anatomía de la época, estaba empezando a emerger un nuevo tipo de racismo, un racismo con bases científicas (estudio de cráneos, esqueletos...) que demostraban la inferioridad de las otras razas: el racismo científico. Aunque el racismo científico había perdido fuerza desde los años 20, en 1840 Robert Knox lo haría resurgir tras publicar un libro titulado "Las razas del hombre" en el que dice así: "La raza lo es todo. Literatura, ciencia, arte. En una palabra, la civilización depende de ella [...] ¿Pueden las razas negras ser civilizadas? Debería decir que no [...] La raza sajona nunca los tolerará, nunca se mezclará, nunca estará en paz. Es una guerra de exterminación, una u otra debe desaparecer."
En Norteamérica un grupo liderado por Samuel George Morton había empezado a recolectar cráneos para compararlos, y llegó a la conclusión de que las demás razas podían considerarse especies distintas.
Pero las ideas científicas que tuvieron más impacto sobre el concepto de raza superior no vinieron precisamente de estos hombres, sino del padre de la biología moderna, Charles Darwin.
Las bases de la evolución propuestas en "El Origen de las especies" (leer aquí) se empezaron a aplicar en el ámbito social. Se empezó a ver la expansión imperial como una lucha por la supervivencia donde solo los débiles desaparecen. Así pues, los genocidios y exterminios empezaban a estar justificados, puesto que era el orden natural de las cosas. Darwin decía que las personas, como los animales, se expanden a costa de los demás. En otras palabras, los ingleses son como la resta de organismos; son exitosos porque son buenos expandiéndose. Todas estas teorías que explicaban el colonialismo y la competividad entre humanos en términos científicos se pasaron a conocer como "Darwinismo Social". Thomas Huxley (abuelo de Aldous Huxley) o Herbert Spencer fueron fieros defensores del Darwinismo Social.
A partir de este momento las razas inferiores que no pudieran competir con el hombre blanco estaban condenadas a desaparecer. De hecho, su desaparición no hacía más que demostrar las teorías del Darwinismo Social.
En 1870, una gran hambruna estaba cerca de producirse en la India a causa del fenómeno del Niño. Esta hambruna además, como ocurre hoy en día (principalmente en África), estaba a punto de convertirse en un genocidio masivo de millones de personas. Los británicos habían transformado todos los campos de cultivo que debían alimentar a la población en campos de cultivo comercial como trigo y arroz, pensados para la exportación hacia Europa y Norteamérica y para la venta en el mercado global. Mientras tenía lugar la celebración de la coronación de la Reina de Inglaterra como emperatriz de la India en una fiesta llena de lujos y banquetes, millones de personas estaban pereciendo por inanición. Muchos vendieron a sus hijos por un trozo de comida y otros se suicidaron  o se vieron obligados a cometer canibalismo. Las medidas que se tomaron para supuestamente combatir la hambruna fueron todavía peores; obligaron a los hindúes a realizar grandes caminatas y ejercicios extenuantes que les conducirían hasta la muerte. Por supuesto, estaban condenados por la naturaleza. La hambruna se produjo de nuevo en los 80 y en los 90, alcanzando la cifra total de muertos hasta los 30 millones de personas.
Sin embargo, la lucha por la supervivencia de la élite no se quedó aquí. Empezaron a identificar nuevos grupos de personas como rivales, esta vez no solamente basándose en las diferencias físicas sino también en la clase social. El racismo ahora era a la vez social y los rivales con los que debía competir la élite se encontraban dentro de las propias sociedades británicas: la raza Cockney, la escocesa, los rookeries ....

Francis Galton, el primo de Darwin, se dedicó a ir a las prisiones para estudiar a fondo estos últimos. Galton estaba aterrorizado por la idea de que las clases más bajas se reprodujeran más rápido que la clase media, lo que ponía en peligro su existencia desde el punto de vista del darwinismo social. Así que su principal meta se convirtió en revertir esta situación. Se puso manos a la obra y diseñó un sistema de crianza selectiva (como ya lo había hecho siglos atrás Platón) que estimulara la procreación entre las clases medias y la inhibiera entre las más bajas. Llamó a esta ciencia "Eugenesia". Grandes figuras como George Bernard Shaw  -ver vídeo-  (miembro de la sociedad Fabiana), Graham Bell o Winston Churchill la apoyaron.
Finalmente, el racismo científico, el darwinismo social y la eugenesia desarrollados durante la época victoriana se reunieron en lo que sería el laboratorio para los futuros campos de trabajo y exterminio nazis.
En Namibia, colonia alemana a principios del siglo XX, se creó el primer campo de concentración. Los alemanes obligaban a trabajar ahí, incluso hasta la muerte, a las etnias Herero (75% de la población había sido aniquilada) y Nama (50% pereció). En Shark Island se estableció un campo destinado únicamente al exterminio. Gente de toda Namibia era llevada hasta ahí para ser liquidada. Tras estos hechos, borrados de la memoria colectiva por Occidente, los alemanes continuaron experimentando.
En 1908, Eugen Fischer y sus asistentes pasaron meses fotografiando y midiendo a los supervivientes del genocidio. El objetivo de sus investigaciones era demostrar que los genes de los negros son dominantes sobre los de los blancos, de manera que si se entremezclaban durante varias generaciones acabarían ensuciando la raza caucásica.
Por entonces grandes flujos migratorios se estaban produciendo en Norteamérica, donde algunas personas atemorizadas por el hecho de que pudieran entremezclarse con los blancos, se interesaron por la Eugenesia (que nace de Galton). La Eugenesia empezó a convertirse en un potente movimiento en los EE.UU, dirigido por personas ciertamente adineradas y poderosas. Establecieron una oficina para identificar y monitorear a todas aquellas personas que consideraban inadecuadas, de categoría inferior, para luego controlar sus vidas y fertilidad. Promovieron fuertes campañas de propaganda para extender sus ideas. La Eugenesia se volvió un movimiento global. En Suecia, entre 1934 y 1976, se esterilizaron hasta 60.000 enfermos mentales o miembros de etnias minoritarias. Pero donde recibieron más atención estas ideas fue en Alemania. El movimiento de Eugenesia estadounidense fue el modelo a seguir para los "científicos" alemanes. De hecho, el propio movimiento en Alemania era financiado desde EE.UU. El "Kaiser Wilhelm Institute of Anthropology, Human Heredity and Eugenics" estaba financiado por la Fundación Rockefeller (Recordemos que Rockefeller junto a otros peces gordos de Wall Street fue quién hizo subir a Hitler al poder y permitió que Alemania se desarrollara hasta convertirse en una potencia capaz de hacer frente a los Aliados). El hombre que dirigía este instituto era nada más y nada menos que el propio Eugen Fischer. Antes de la guerra este instituto se dedicaba a la esterilización, principalmente de enfermos mentales. Cuando la guerra comenzó pasó directamente al exterminio: enfermos, "gente defectuosa", trastornados, judíos, gitanos... Los planes de exterminio se habían diseñado al más alto nivel, por expertos e intelectuales, por lo que había una conexión directa con las teorías de Galton.
"Los alemanes expertos en higiene racial que se reunieron aquí en Von Sei Villa, a las afueras de Berlín, soñaron un genocidio racial justo como sus predecesores espirituales, los científicos raciales y los darwinistas sociales de la era del Imperio. Pero los genocidios coloniales inspirados y justificados por los teóricos del siglo XIX han sido eliminados de la historia de Europa. Los horrores del campo de exterminio de Shark Island, la aniquilación de los aborígenes de Tasmania, los 30 millones de víctimas de la hambruna en India, todo ha sido olvidado. Eurasia, de esta memoria, fomenta la creencia de que la violencia nazi fue una aberración en la historia europea. Aunque el holocausto en sí mismo fue motivado por el fanático anti-semitismo de los nazis, también puede ser visto como parte de una continuidad histórica más larga, una que lo identifica como una extensión lógica del racismo científico. Pero esta historia, como los huesos de los desiertos de Namibia, rehúsa a permanecer enterrada para siempre."

Calbert

sábado, 23 de marzo de 2013

90 años de portadas de "Time"

Lo que los médicos no saben acerca de los medicamentos que recetan

El médico Ben Goldacre nos expone en esta conferencia del TED el preocupante sesgo de publicación científica que se está produciendo debido a la tendencia interesada de los medios de publicación como las revistas de publicar principalmente los estudios con "resultados positivos," pero no los que evidencian "resultados negativos". Se trata de una grave infracción de lo que es el método y la investigación científica que le puede estar costando la vida a no se sabe cuántos millones de personas. "En promedio, cerca de la mitad de todos los ensayos desaparecen en acción y sabemos que es probable que los resultados positivos se publiquen el doble que los resultados negativos". Todo esto sin tener  en cuenta la importante cantidad de estudios fraudulentos que se realizan y el mecanismo de puertas giratorias mediante el cual las farmacéuticas y las corporaciones se infiltran en los gobiernos y los organismos de regulación como la FDA
"Esto es un desastre. No podemos conocer los verdaderos efectos de los medicamentos que recetamos si no tenemos acceso a toda la información"


La tira de la semana


Barça o Barsax

"Barça o Barsax" es una común expresión en Wolof que significa "a Barcelona o al infierno". Hace referencia  a la visión, bastante extendida (aunque en progresiva decadencia) en algunos países de África como Senegal, de llegar a Europa y alcanzar el "sueño europeo" cueste lo que cueste para poder vivir cómodamente en prosperidad y abundancia. Se trata de una ilusión creada en buena parte por el contraste existente entre la pobreza en la que viven sumidas estas poblaciones y la riqueza y lujo que visualizan por los programas occidentales de televisión.  El exponente más representativo de este sueño es precisamente el FC.Barcelona, club de fútbol por desgracia conocido y amado hasta en los países más subdesarrollados. Precisamente clubes de fútbol como el Barça se dedican a importar miles de aspirantes a futbolista profesional que quieren convertirse en estrellas y que con tal de conseguirlo ofrecen lo poco que tienen (hasta sus casas) para poder costear los gastos. Finalmente la mayoría de ellos acaban abandonados sin la más mínima oportunidad de alcanzar un nivel de vida aceptable
Miles de africanos como los de la siguiente película, "14 kilómetros", desesperados por la situación en la que se encuentran (en buena medida generada por Occidente), se embarcan en peligrosos viajes con el fin de llegar a lugares como España pereciendo por el camino o siendo capturados por redes de tráfico de humanos. Por supuesto todas estas personas que van en busca de una buena vida desconocen la realidad de Europa y no saben que esto es un sistema capitalista donde no hay lugar para los pobres, donde ninguno de sus sueños se hará realidad. De hecho, buena parte de éstas cuando llega a Barcelona es para ser recluida en un campo de retención como el CIE de la Zona Franca, y luego probablemente deportada.

martes, 19 de marzo de 2013

Reclusos en el mundo

      UN Human Development Report 2007/2008

Fahrenheit 451

"Fahrenheit 451" es una conocida novela distópica del escritor Ray Bradbury que fue publicada en el año 1.953. El título hace referencia a la temperatura a la que arden los libros. El protagonista de la obra es Guy Montag, un bombero cuyo oficio consiste no en apagar fuegos como cabría esperar, sino en quemar libros, las casas donde estén escondidos y a sus propietarios si es necesario. En la sociedad en la que vive Montag ya prácticamente nadie recuerda la verdadera función de los bomberos. Todo el mundo ha sido sometido a un sistema que los idiotiza, los infantiliza y los reduce a simples máquinas que trabajan y se entretienen permanentemente con "la familia" de la "televisión de cuatro paredes". Montag es solo un hombre más, un hombre cualquiera que vive inmerso en este tipo de sociedad. Un día conoce a una chica misteriosa, Clarisse Mclellan, quién le hará salir de la pequeña burbuja en la que vive para a partir de entonces empezar a ver con claridad la realidad que le rodea. Quizá lo más curioso entorno a la novela es la observación que hace el propio Bradbury en el posfacio que escribió años más tarde en 1.993: "Sólo resta mencionar una predicción que mi Bombero jefe, Beatty, hizo en 1.953, en medio de mi libro. Se refería a la posibilidad de quemar libros sin cerillas ni fuego. Porque  no hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee, que no aprende, que no sabe. Si el baloncesto y el fútbol inundan el mundo a través de la MTV, no se necesitan Beattys que prendan fuego al queroseno o persigan al lector". 
¿Para qué quemar libros si nadie los lee? ¿Y si lo hace alguien, de qué sirve si el contenido del libro es tan banal y lamentable como el del bestseller "Cincuenta sombras de Grey"?

lunes, 18 de marzo de 2013

Tecnopolio

La Tecnocracia: de la teoría a la práctica

Símbolo oficial de Technocracy.Inc
El término "Tecnocracia" abarca los mismos conceptos que las palabras "eco-técnica" [derivada de las ideas] de Buckminster Fuller, "socio-cibernética" de Jaque Fresco (del proyecto Venus-Zeitgeist) o "Tecnotrónica" de Zbigniev Brzezinski.
El movimiento tecnócrata nació en EE.UU entre los años 20 y 30 y aboga por la aplicación de la ciencia para construir un nuevo tipo de sistema social que estaría dirigido por las únicas personas capacitadas para hacerlo: los científicos y expertos técnicos. En la teoría es un sistema fascinante donde en lugar de precios (dinero) se valoraría todo por unidades de energía consumida y producida, donde la distribución de los recursos, que estarían controlados por computadoras (Smart Grid a gran escala), sería justa e igualitaria entre los ciudadanos. Además, el uso de la tecnología y las máquinas permitiría a los habitantes prácticamente no tener que trabajar en actividades inútiles y vivirían en un entorno eficiente, sostenible y auto-suficiente de extrema abundancia. Potencialmente, todo esto podría llevarse a cabo hoy en día.
Por supuesto, en la práctica, si el grupo de dirigentes no actúa en beneficio del pueblo sino en pro de sus propios intereses, lo que obtenemos es el sistema totalitario más perfecto que haya existido jamás.

Howart Scott a la derecha. A la izquierda el Dr. Richard C. 
Tolman, promiente miembro de la organización, junto a 
Albert Einstein, de quién se dice que estuvo interesado 
en el movimiento.
Este movimiento tiene origen en las ideas del escritor Edward Bellamy y algunos trabajos del sociólogo y economista Thorstein Veblen. Edward Bellamy es el autor del bestseller de la época  "Looking Backward: 2000-1887" (1887), un libro influenciado por las ideas marxistas que describe una sociedad ideal, con aire similar a la expuesta anteriormente, donde toda la propiedad privada ha sido nacionalizada y los recursos se reparten por igual entre la población. Estos pensamientos dieron nombre a todo un movimiento político que se pasó a conocer como Nacionalismo (diferente al concepto de exaltación a la patria basado en la idea de Estado-Nación). El libro tuvo verdadero éxito y se crearon a lo largo de los EE.UU hasta 162 "Clubs Nacionalistas o de Bellamy" para discutir y difundir las ideas del escritor. Este libro inspiró a muchos intelectuales, entre los cuales se encontraba el ingeniero californiano William H. Smyth que acuñó el término de "Tecnocracia". Describió la tecnocracia como "el gobierno del pueblo hecho efectivo a través de los medios de sus sirvientes, los científicos y los ingenieros". Tras la Primera Guerra Mundial se crearon organizaciones de tecnócratas como "Máquina Nueva" del ingeniero Henry Gantt o el "Soviet de Técnicos" de Thorstein Veblen. A varias conferencias de esta última organización asistió un joven ingeniero algo misterioso llamado Howart Scott. Howart Scott fundó a finales del 1919 en Nova York la Alianza Técnica, de la cual se hicieron miembros importantes técnicos, entre los que se encontraba el propio Veblen. En la Alianza se empezaron a establecer las bases de la nueva estructura social que debía emerger. La Alianza técnica acabó por desintegrarse un año más tarde, pero Howart Scott no desistió en el proyecto. En 1932, junto a Walter Rautenstrauch, fundó el "Comité sobre la Tecnocracia" en la Universidad de Columbia, que acabaría por separarse en dos organizaciones distintas en 1933: el "Comité Continental sobre la Tecnocracia", liderada por el escritor Harold Loeb, y "Technocracy Incorporated", liderada por Scott. Junto a Scott se encontraba el geólogo M.King Hubbert, bien conocido por su famosa "Teoría del pico de Hubbert". Las ideas de los tecnócratas tuvieron una gran difusión en el país durante la década de los años 30, hasta que finalmente, tras recibir una sarta de fuertes críticas, cayeron en el olvido a finales de los 40. Aún así, Tecnocracy.Inc perduró hasta la actualidad y todavía hoy mantiene su actividad.

Miembros de Technocracy. Inc
El lugar sobre el que se debía establecer esta sociedad ideal, la tecnocracia, se había denominado Tecnato. Para poder establecer el Tecnato hacen falta una serie de requisitos como son la suficiente disposición de recursos, una base científica e industrial pre-existente y una cantidad suficiente de personal cualificado para operar la infraestructura. Según los tecnócratas, la única región que reúne tales características es el territorio actualmente ocupado por Canadá (rico en minerales y recursos hidroeléctricos), los EE.UU (gran capacidad industrial y agrícola), Groenlandia, América Central (abundancia energética de México)  y algunos países de Sudamérica. Las ciudades se construirían desde  cero y constituirían los urbanatos. Serían parecidas a las mostradas por el Proyecto Venus: lugares autosuficientes bien organizados con transportes de masas de alta velocidad.

Para los tecnócratas los políticos no tienen ningún papel en la tecnocracia, no sirven para nada. Al igual que Zeitgeist, los repudian con contundencia. Cualquier persona puede ser miembro de Technocracy.Inc, excepto si es un político. Pero, ¿Acaso una clase dirigente de científicos y expertos no está conformada por políticos? ¿Acaso una administración racional, científica de la sociedad, no es política?
Las ideas tecnócratas sin duda han tenido mucha influencia entre los miembros de la élite, que las han adaptado a sus intereses y se han identificado como la clase dominante que debe dirigir este tipo de sociedad. El prestigioso analista político Zbigniev Brzezinski, contratado por David Rockefeller para fundar la Comisión Trilateral, en 1970 publicaba un libro en el que hacía referencia a estas ideas titulado "Entre dos edades: El papel de los EE.UU en la era tecnotrónica" (Leer aquí)
En marzo de 2005, en Texas, los presidentes de EE.UU, Canadá y México lanzaron una propuesta de unión norteamericana en el marco de la Asociación para la Prosperidad y Seguridad de Norteamérica (ASPAN). El objetivo era alcanzar sobre el año 2010 la instauración de un perímetro político, económico y militar unificado entre los tres Estados, con moneda única incluida: el Amero. El establecimiento del Amero se produciría tras el desplome del dólar estadounidense actual, lo que acabaría repercutiendo a todo el sistema financiero y monetario mundial. La semejanza con la idea del Tecnato está a la vista; ¿Acabaremos viendo con los años la implantación del Tecnato Norteamericano en el marco del establecimiento progresivo del Nuevo Orden Mundial?

          "Tecnocracia: Un sistema social alternativo" (parte 1)


Calbert
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...